Hola!!

En este blog comenzarán a ocurrir cosas extrañas... (broma)

Sin embargo deseo que disfruten la historia que es sacada de mi universo paralelo al que vivo... "Destinada"

Sean bienvenidos y disfruten de la historia que creo para el mundo deamsiado dramátismo ¿No? xD

No te olvides que mi blog se alimenta de tus comentarios...!!
|®Saga Destianda - Angella ©Copyright|


Pdta: Cualquier nombre de esta historia es ficticio; si hay alguna casualidad con la realidad es sólo casualidad =D
Comiencen desde abajo...


9:37 a. m.

Capítulo 1 - Parte 1 -

Este Capítulo está sujeto a modificaciones



Esclavitud


Aaaw!! No es justo ¡Thomas! –Lo empujó hasta que él chocó contra la pared dónde estaban empotrados los casilleros.


Él se llevó una mano a la cabeza y se aseguró de que no hubiera sangre ahí; muy exagerado de su parte.


¡No quería entrar en esa clase! ¡La odio! –pataleó Lee, mientras yo intentaba alejarla de él antes de que le ponga un ojo morado. La envolví en un abrazo de oso –¡Ange no me interrumpas! Él sabía que odio a esa vieja Jefferson, la última vez que estuve en una clase suya tuve que vomitar como tres veces antes de llegar al baño. –me estremecí –Y dos después de llegar a él ¿Sabes lo que es eso, Thomas?


¿Lo que siente Mine cuando se siente gorda? –se burló, él.


Mine era al chica más creída de la preparatoria Hudson y la mayoría de cosas que hablan sobre ella era sobre su apariencia física. Era muy delgada pero bella como una modelo; sólo que eso fue hace poco puesto que ella hace un par de años era la regordeta. En otras palabras la catalogaban como bulímica, sin embargo era popular por su rara belleza.


¡NO! idiota –abrió los ojos dramáticamente –Fue horrible, tuve que ir a terapia por lo menos un mes. –Lee me dedicó una mirada de súplica girándose hacia mí. –Ange… tienes que hacer algo. O quieres ayudar a la Señorita Hale con mis terapias. Tú sabes la descripción de mi vómito. –la solté en un instinto de imaginarme a Lee de esa forma. Ella me había estado contando todo eso hace años pero hasta ahora tenía la imagen de ella sobre el retrete pidiendo que se detengan los mareos. Asqueroso, totalmente.


Lee, por favor –pasé saliva asqueadamente – ¿Podrías ahorrar detalles? ¿Por qué siempre tienes que ser tan específica?


Ella me ignoró y se apoyo en uno de los casilleros. Me

giré hacia Thomas que por alguna razón sonreía sin la mayor preocupación del mundo, le dediqué una expresión irritada.


Leer más...



Recuerda que mi blog se alimenta de tus comentarios... no olvides opinar qué te pareció esta primera parte...

xoxo

Angella

|®Saga Destianda - Angella ©Copyright|

2:54 p. m.

Human - Civil Twilight

Una canción... que es dedicada para la novela: Destinada

10:31 p. m.

Angella

Hola, gracias por entrar a mi blog.

Soy Angella y tengo 17 años. Amo la lectura al igual que escribir.
Leer hace que tu mundo viaje por lugares en los que muchas veces no estamos permitidos a entrar. Dónde poco a poco nos vemos inmersos en mundos donde se encuentra la razón de una historia... Dejemos que nuestra mente viaje por un lugar mágico mientras olvidamos muchas veces problemas que nos aquejan...!! En fin... eso es lo que siento cuando leo y escribo. Creo que mucha gente prefiere sumergirse en los libros por esa razón. Sólo espero que les guste la historia que estoy escrbiendo; wow... realmente creo que no es tan buena pero por momentos me libera de la realidad...
Y es por ello que es momento de publicar una de mis historias: Destinada.
Poco a poco podrán descubrir todos los misterios de esta novela juvenil romántica. Les dejo aquí el Prólogo... y espero que lo disfruten tanto como yo disfruto escribirlo.

Prólogo

Despertar de pronto en ésta circunstancias alarmaría a cualquiera, en especial estar atada de manos y pies con escasas prendas de vestir (Una falda de cuero negro y un top con tiras, ni siquiera soy de usar este tipo de ropa) sobre lo que sería un cementerio –uno que no conocía – es más, ni siquiera soy de ir a los cementerios; pero la idea de estar rodeada con muertos me aterraba. A no ser que tendría el mismo destino que los cadáveres enterrados y que mi nombre esté tallado sobre una lápida de mármol blanco junto a un agujero de mi tamaño para que yo cupiera dentro. ¿Quién quería matarme?


Me estremecí por ese pensamiento. Hacía mucho frío…


Alcé mis manos hasta mi rostro y comencé a morder la cuerda. Restos de tierra con moho ensuciaron mi rostro.


Repugnante, tanto que vomitaría aquí si pudiera moverme… Encontraré al imbécil que me hizo esto y le dejaré un ojo morado; no mejor que sean los dos ojos.


Mientras trataba de librarme, el sonido de una rama romperse me alarmó. Había alguien ahí, ja, y sabía muy bien que estaba en esa situación. Sus pasos se escucharon cada vez más cerca, muy cerca. Al levantar la vista vi su silueta.


Era un hombre o eso creía hasta que distinguí un par de alas negras saliendo de su espalda; quizá del frío estaba imaginando cosas y eran cosas muy raras. No pude verle el rostro, estaba muy oscuro. Vestía de negro o quizá algún tipo de ropa oscura, un azul marino o bla, bla. Lo que importaba era que se inclinó hacia mí, sin duda él me haría daño. Era cierto que no pude verle el rostro pero sus ojos grises resaltaron, unos ojos muy familiares, se clavaron como dos luces tratando de iluminar un camino sin final en los míos.


Si tan sólo esa mirada hubiera sido un arma mortal en este preciso momento estaría muerta o más que eso –espera ¿había más que eso? Ya comenzaba a delirar –Y pensándolo bien ¿no era eso lo que quería ese no-hombre-con-alas?

Sus grandes y fuertes manos tomaron ventaja, éstas se encerraron en mi rostro y su pulgar arrastró la suciedad que había quedado de la acción de liberarme.


Oh, sí; quise gritar y muy fuerte; tan fuerte hasta que se escuche bajo tierra y llegue hasta el cielo consumido por la noche.


Pero para lo único que abrí la boca fue para recibir un cálido y húmedo beso. Podría decir que era el mejor de todos hasta ahora si por lo menos hubiera besado a alguien de ese modo como él lo estaba haciendo. En vez de golpearlo o reaccionar en su contra –cosa que no había pensado por alguna razón estúpida – prácticamente me tiré a sus brazos. Mis manos adormecidas sirvieron para amoldar su esbelto y musculoso cuerpo.


¿Este no-hombre-con-alas me iba a matar? ¿Su propósito era darme algo de placer antes de hacerlo? ¿O es que disfrutaba matarme con tanto placer? ¿Lo haría pronto? Bueno si esa era la razón lo estaba logrando.


Mi corazón de pronto latió tan fuerte que creí que él lo sentiría y se burlaría.


Déjate llevar –susurró contra mi oído. Su aliento se filtró hasta llegar a cada una de mis células.


Al abrir los ojos me encontré con los suyos, el color de éstos había variado considerablemente ¿se podía decir que el color de los ojos normales no era violetas? Pues los de él tenían ese color similar y por alguna extraña sensación mi cuerpo reaccionó dando con el nombre del casi-extraño con el que estaba besándome enloquecidamente. En ese rostro se asomó una sonrisa demasiado conocía era tan perturbadora como sensual.


Justo como te recuerdo, Ange–susurró.



(cualquier coincidencia con nombres es pura casualidad, no necesariamente describe a alguien real)

|®Saga Destianda - Angella ©Copyright|